martes, 2 de diciembre de 2008

En Esta Noche

En Esta Noche

Antes de que despiertes, deja que te hable…

En esta noche quiero decirte que no sé cómo me siento.

¿Recuerdas el día que nos conocimos? A través de aquella puerta de rejas me pareciste como un sueño enjaulado. Algo de ti me cautivó por completo. Yo te hice un regalo, tú ya sabes qué, y simplemente conectamos. Me perdí en una de tus miradas, y no he vuelto a tener rumbo.

Después llegaron mis miedos, inexorables. Cada fibra de mi ser llora aún el haberte conocido en aquel momento. No estuve a la altura, y lo lamentaré siempre, es algo de lo que no hablamos pero que conocemos bien. No era mi momento, no estaba preparado, no aún, y me entró el pánico. Pánico por lo que podía llegar a sentir por ti si me lo permitía a mí mismo. Y cometí el peor error de mi existencia…

Pasó mucho tiempo, es verdad, pero volvimos a encontrarnos. Tuve que admitir que a lo largo de todo este tiempo, tú habías sido siempre mi referente, mi aspiración máxima. Cuando empecé a imaginarte durmiendo, en paz, navegando en un mundo en que no hay precio que pagar por nada, comprendí que estaba atrapado. Pero era tarde ya. Nos envolvió la noche de los sueños por cumplir, y hasta hoy no nos ha soltado.

Recuerdo el día en que conocí tu playa, que fue uno de los días más felices de mi vida. Tu estabas radiante de felicidad, preciosa, como siempre cuando te ves en mis ojos. Ese día se abrió una puerta muy importante entre nosotros.

¿Sabes?, cuanto más te conozco, más adentro me llegas. El modo en que consigues que me abra a ti, que desee ser mejor de lo que soy para estar a tu altura, es increible. No sabes lo que despiertas en mi… Tienes exactamente eso que me enloquece en una mujer, y eso es maravilloso y terrible a la vez.

Y ahora estoy aquí, en esta noche fría, entre las sombras y los árboles de esta montaña solitaria, recordando cada segundo de tu compañía, imaginando como podría ser el mundo a tu lado… Conocerte ha sido revelador. Si recordar es volver a vivir, yo vivo eternamente cada instante que hemos compartido, cada palabra, cada mirada, cada sonrisa… esa sonrisa que me vence sin remedio.

Esta es mi historia, esta es la realidad que vivo y lo que me dicen mis sueños cuando logro dormir. Pero como a todo relato le falta un nombre para llenarse de vida. Dime si puedo ponerle el tuyo.

Dulces sueños cariño.



Juanmi, Taller de Escritura Creativa

8 comentarios:

Ainara dijo...

que tierno, que dulce y que poético... en aras del romanticismo más profundo, dejas la huella de lo que brilla por su ausencia en estos egoistas y vanos tiempos que corren... en los que parecen no ser rentables los sentimientos profundos y la muerte interior por ese amor que tan solo puede vivirse y revivirse en los recuerdos...

que lindo un amor así... ufff!! me dan escalofríos solo de pensarlo... y es que una no puede ser tan romántica...

Despierta los sentidos adormilados, sin duda.

Ainara Rivera.

Anónimo dijo...

Una declaración de amor preciosa Juanmi, felicidades.
Sonia

milagros dijo...

Me ha gustado mucho.
Muy poético y romántico.
Milagros

Anónimo dijo...

Hola Juanmi.
Para ser justos te confesaré (como lectora) que mi forma de ver el romanticismo es muy diferente. Tiene que haber gustos para todo, sin embargo,para seguir siendo justa, te diré que cuando estaba empezando a distraerme,el final me ha sorprendido y he empezado a sonreir.
Como compañera de Taller me gustaria comentarte de que si has sido capaz de arrancar una sonrisa a una persona poco romantica como yo.¡OLÉ!
Àngels Enrique

Aula de Escritores dijo...

¡Qué bonito!


SOHO

Aula de Escritores dijo...

Que bonito, qué romantico. No sabia que se podia seguir siendo tan romantico en el siglo XXI. felicidades! Irène

Aula de Escritores dijo...

Muy intenso. Supongo que en mayor o menor grado todos hemos vivido cosas parecidas, o hemos estado cerca.
Respecto al modo en que está explicado, no le veo ningún "pero".

Un abrazo.
Manuel Santos.

Juanmi dijo...

Me halaga ver hasta qué punto ha llegado... No se que decir.

Muchas gracias.