lunes, 1 de diciembre de 2008

agosto

Agosto se convierte en aire templado cuando voy sobre mi bicicleta. Y la playa, el paraíso al final de un viaje. Ato mi bici a mi farola guardiana y luego me descalzo para descargar mi cuerpo sobre la arena tibia. Voy a perderme en mi universo de gotitas de luz, de granitos de arena que inútilmente resbalan sobre mis pies... y mientras me pierdo te espero. Pero algo me dice que no vas a llegar. Te espero con calor en mis pulmones, con mis párpados cargados de sueño espeso, con mi boca seca y empapada de sabor a limón. Te espero mirando al sol, mientras siento su jarra de agua caliente caer sobre mis hombros...

Voy a esperarte toda la noche, sentada en la orilla, mientras el sol se rompe y mis manos se mojan de impaciencia. Lloraré mis mejores lágrimas, ésas que sí se sienten, cada una de ellas... patinando lentas sobre mis mejillas.

Mi playa me ha visto desesperarme por esperarte, y me ha sonreído curiosa queriendo saber más de mí, pero nunca la dejé penetrar en mi alma, siempre te esperé. Hoy le he contado que esta noche es mi última noche. La última vez que escribo esperanza en la arena de la orilla. Me ha mirado hambrienta.

Amanece, y con dulce calma decido que los minutos se los ha tragado ese agujero que algún niño cavó en la arena. Y mi playa me seduce y penetro en su agua lentamente, porque hoy me has vuelto a dejar sola. Y ya nunca te lo podré perdonar.

Elena
Taller de relato.

7 comentarios:

Juanmi dijo...

¿Sabes que enamoras cuando escribes?

No se si es porque tenemos los mismos gustos líricos, no se si es por el momento de mi vida en el que me encuentro, pero está clarísimo que me llega muchísimo lo que escribes.

Es........ Es precioso, de verdad te lo digo. Es directo, impecable técnicamente, pero es que eso sólo es el principio. Lo que destila es tan hermoso, está tan bien contado, es tan íntimo, tan personal... Me hace sentir la misma vulnerabilidad que siente ella, revivir sin piedad partes de mi pasado...

Sencillamente increible. Con dos relatos me has llegado a lo más hondo. Lo que sale de tu mano es una maravilla. Me ha encantado.

Ya te lo dije, a mi ya me has conquistado. No pienso perderte la pista, quiero leer todo lo que escribas, así de claro.

Eres buenísima en esto, no lo dudes.

elena dijo...

Hola!

Muchas gracias Juanmi por tus comentarios. Lo cierto es que sentir que llegas a alguien cuando escribes y que algo está transmitiéndose... es un estímulo, una razón de ser y un premio.
Supongo que a todos nos pasará en cierto modo lo mismo: sentir que algo es inerte hasta que le llega a alguien, y entonces cobra vida...
Saludos

Anónimo dijo...

Felicidades Elena. Qué imágenes tan bonitas, me ha parecido poesía pura. Parece mentira poder trasmitir tanto en tan pocas líneas. Me ha encantado.

Sonia Ramírez

Aula de Escritores dijo...

Me ha encantado.
Mucho sentimiento, poesia y musica.
Milagros

Anónimo dijo...

Hola Elena! Soy Elsa, que relato más triste!, eso quiere decir que lo que has escrito transmite bien los sentimientos. Este relato te lo tenias guardado eh? a ver si traes más como este en clase.
besos!!!

Manuel Santos dijo...

Un bocado exquisito. Las imágenes que evocas son oportunas; uno casi las echaría en falta si no estuvieran todas ellas. Aparte de que llega, es intenso, incluso emociona.
Muchas felicidades.

Aula de Escritores dijo...

Muy bonito, me ha gustado mucho.
Irène