lunes, 30 de marzo de 2009

ATRACCIÓN FATAL

Mar Solana

A Soccer († 24 de marzo de 2009)

¡Me voy a atrever, por fin, me voy a acercar a ella! Y aunque me tiembla todo el cuerpo y apenas acierto a marcar un rumbo fijo, un rumbo que me acerque a su belleza, que me aproxime a su fulgurante y radiante destello. Y aunque otras compañeras más avezadas en estas lides ya me han advertido, voy a hacerlo, voy a verla de cerca, esta noche. Es mucho más fuerte el deseo que ahora late en mí, tanto, que casi puedo sentir como palpita por cada rincón de mi cuerpo. De arriba abajo y de abajo a arriba, a través de este cuerpo largo y regordete. Atrás quedó el tiempo de habitaciones oscuras y selladas, de la renovación, el tiempo de arrastrarse. Ahora es el momento de disfrutar de mi libertad, de usar este hermoso vestido ¡aún después de que el reloj marque las doce!

Quiero hacerlo y nadie me lo va impedir, voy a verla de cerca, ¡dios, es tan hermosa, qué bonita es! Acabo de divisar su brillo, hoy también suenan esas voces cerca de ella,” ¡Envido… voy a tres… la del monte! ¡Eh, tú, ponme otro carajillo, cago entó lo que se menea!” Voces que atruenan, que desvían mi atención, que intentan alejarme de ella. Pero no, debo ser fuerte y continuar hacia mi deseo, ¡es lo más bello que existe en este mundo tan oscuro, fragoso y estentóreo!

Cada vez estoy más cerca, las voces ahora suenan como el intenso y aterrador ruido que se oye después de que esa centelleante y eléctrica luz azul rasgue el cielo durante algunos segundos. Pero esta vez no me iré, no señor, no me refugiaré. Estoy aprendiendo a ser valiente, a disfrutar de mi existencia. El mundo es hermoso, ella es preciosa.

Es increíble, tiemblo tanto que apenas si puedo coger aire y respirar en esta calurosa noche de finales de primavera, ahora dudo: “¿podré hacerlo, llegaré a poder mirarla de cerca… podré besarla?

Estoy tan cerca… una nube negra entorpece ahora mi destino, pero puedo dar un rodeo, ¡ah, mira, una compañera que se aleja!, ¿vendrá de estar con ella? ¡Qué suerte! Ahora ella titila como nunca. ¡Ambos titilamos! Allá va mi cuerpito largo y rechonchete…

Volando, volando… Alas osadas, licenciosas, que con destreza me acercan a la más bella de la noche. El privilegio del caos. Luz que devora las tinieblas, bastión en medio de tanta oscuridad… Ya llegué, por fin… Gloriosa, perfecta, subli…
─ ¡Me cago entó lo que se menea, va pestuza a bicho chamuscao! ¡As de bastos!


Villalba, 27 de marzo de 2009

10 comentarios:

Aula de Escritores dijo...

Jajajajajajja

Mar,
Que ingenio, qué buena idea!
Pobre mosquita,tan lírica ella. Excelente monólogo visto por un bicho con alas.

muy gracioso!

Irène

Marien dijo...

Que bueno, que bueno, que bueno, ya sabía yo que no decepcionarias con tu narrador en primera persona. Divertido, original y finísimamente escrito como siempre,disfruto mucho leyéndote. Fabuloso relato del bicho, felicítale de mi parte.
No sé si preguntarte por la dedicatoria.

milagros dijo...

Un relato muy gracioso y original.
¡Pobre bichito!

Sonia dijo...

Jajajajaja muy muy bueno, jajajjajaajs. Pobre bichito, me ha dado tanta pena. Una segunda lectura es genial.

Mar Solana dijo...

¡Muchísimas gracias, Irene, Marien, Milagros y Sonia...sois todos los compañeros un estímulo enorme!

Irene, en efecto, es un bicho con alas, nocturno, para más señas, pero no es una mosquita... jejejejejej,

¿qué será? ¿alguien lo sabe?

Un abrazo

Joan Villora dijo...

Una polilla macho mu quemá.

Deberian ser "compañeros" ¿no?

El amor le cegó; el fuego de la pasión hizo el resto.

Muy gracioso, sobre todo con el contrapunto de "the carajillo crew"

Que bello cuento, ¡me cago en tólquesemenea!

un abrazo del Joan

Irène dijo...

Joan,

Propongo crear una antología compuesta unicamente de tus comentarios: valdría la pena!

jajaja
Irène

Ignasi Raventós dijo...

Mira que le advertí. Que no la mirase directamente a los ojos que la deslumbraría.
Como deslumbrado me he quedao yo, cago en dios, con tu bonito relato.

Un saludo

Mar Solana dijo...

jjajaajajajjaj!

Cien por cien de acuerdo con Irene: una antología con los comentarios de Joan, en la que yo también incluiría otros que también son muy auténticos, sería una idea muy buena, jajajja

Chicos, gracias a todos por vuestros ya necesarios, imprescindibles, insustituibles e INMEJORABLES comentarios.

Un gran abrazo

Joan Villora dijo...

... En sus últimos momentos, brilló como nunca

(Festival del Humooorr)

Joan