miércoles, 14 de enero de 2009

ENAMORASTAN 50mg

ENAMORASTAN 50mg

Lea todo el prospecto antes de empezar a utilizar ENAMORASTAN 50mg.
El principio activo de este medicamento es la Feniletilamina.

1 Qué es ENAMORASTAN 50mg y para qué se utiliza
Se presenta en forma de comprimidos recubiertos envasados en blister de 30 comprimidos.
ENAMORASTAN 50mg está indicado en:
- Convivencias largas
- Monotonía amatoria y falta de imaginación
- Frialdad y falta de deseo
- Indiferencia

2 No tome ENAMORASTAN 50 mg:
- Si considera que el enamoramiento no es importante; opina que el compañerismo, el afecto y la tolerancia son la esencia del amor, por encima de la pasión.
- Si considera que la estabilidad emocional es deseable a la inestabilidad que genera el enamoramiento.
- Si considera el enamoramiento como un estadio de enfermedad mental que genera ansiedad.

3 Efectos de ENAMORASTAN 50 mg:
- Idealización y admiración de la persona amada.
- Atribución de cualidades positivas a la misma (incluso inexistentes) evitando la crítica.
- Desactivación de los circuitos cerebrales responsables de las emociones negativas. Optimismo. Euforia.
- Necesidad de cercanía de la persona amada.
- Incremento del deseo sexual
- Necesidad de agradar a la persona amada.

4 Posibles efectos adversos
- Sudoración
- Ansiedad

- Falta de concentración
- Insomnio
- Pulso acelerado
- Taquicardia
- Celos
- Alteración de la percepción del tiempo
- Dolor o ansiedad en el estómago
- Ceguera transitoria
- Propensión al lagrimeo
- Distorsión de la realidad

Embarazo:
Los estudios demuestran que los hijos cuyas madres han sido tratadas con ENAMORASTAN 50mg durante el embarazo, presentan durante toda su vida un cuadro agudo de complejo de Edipo, por lo que no es recomendable su uso durante el embarazo.
El uso de ENAMORASTAN 50mg puede propiciar embarazos no deseados. Tome siempre precauciones si no desea procrear.

Si olvidó tomar ENAMORASTAN 50 mg
Tome su dosis normal la siguiente vez. No tome una dosis doble para compensar dosis olvidadas. Puede provocar libido descontrolada y paranoia enamoratoria severa.

Duración del tratamiento:
Vitalicio, aunque se recomienda que a partir de los 70 años se reduzca la dosis para evitar posibles problemas cardíacos derivados de la intensa actividad sexual que ENAMORASTAN 50mg propicia. Su médico le informará.



15/09/2010

Después de veintidós años de investigación, y numerosos ensayos clínicos, hoy por fin ha visto la luz el fruto del trabajo de toda mi vida. ENAMORASTAN.
Se comercializa en sobres, píldoras o parches, que van descargando dosis de enamoramiento a diario. Está especialmente indicado en parejas de larga duración que han transformado la pasión, el fuego y el deseo por un tibio compañerismo, afecto fraternal y tolerancia, que aunque sin duda son cualidades apreciadas en el amor, por sí solas generan monotonía, desinterés e insatisfacción. ENAMORASTAN devolverá la pasión a miles de matrimonios. Evitará miles de divorcios. La infidelidad pasará a la historia. El mundo entero explosionará en una bomba de enamoramiento: calles pobladas de gente eufórica, que sonríe y se besa sin parar. Parejas que a pesar de llevar 20 años conviviendo, aun sienten maripositas en el estómago cuando se ven y están deseando llegar a su casa para materializar el amor.
Después de la vacuna contra el SIDA y de la cura contra el cáncer, este avance se ha considerado como uno de los más importantes de este siglo. Sin duda se trata de una revolución en las relaciones humanas, un descubrimiento que favorecerá al mundo en todas sus dimensiones. El fin de las guerras y el principio de la era del amor.
Por la polémica que ha generado, se ha comparado la aparición de ENAMORASTAN con el uso de las células madre, y es que no ha sido nada fácil que ENAMORASTAN viera la luz. Como en todo, la iglesia se ha opuesto desde el primer momento. Pero el ámbito clerical no es el único en oponerse. Numerosas asociaciones han puesto la voz en grito, tachando ENAMORASTAN de antinatural, una aberración. ¿Es acaso más natural que las parejas se separen, que las infidelidades se multipliquen, que miles de parejas convivan por costumbre o por necesidad, pero no por amor?
Nadie obliga a nadie a tomar ENAMORASTAN, pero a un precio de 10 euros la caja, ¿quién se resiste a adquirir una fuente de felicidad garantizada?

15/03/2030

¿Deberíamos culpar al químico Alemán Otto Hahn, descubridor de la fusión nuclear, de las 150.000 muertes que provocó la bomba atómica?
¿Se me puede culpar a mí por haber descubierto la fórmula del amor y ponerla al servicio del ser humano?
Si antaño crearon un premio Nobel especial para mí: el premio nobel del amor, hoy ciertos sectores me culpabilizan de todos los males que han acontecido a nuestra sociedad en estos últimos 20 años.

Los primeros años de la comercialización de ENAMORASTAN fueron menos exitosos de lo previsto. Eran pocas las personas decididas a tomar el medicamento, quién sabe si por miedo a efectos secundarios imprevistos, por la influencia de las asociaciones que se manifestaban a diario en contra de él, o bien por la influencia de la iglesia.
Sin embargo, a los 5 años de salir al mercado, algunos personajes del papel couché reconocieron que sus vidas habían dado un giro de 180º grados tras introducir ENAMORASTAN en ellas: Amy Winehouse reconoció haber dejado las drogas gracias al medicamento, y declaraba que la única droga que necesitaba era la del amor. Dejó incluso de cardarse el pelo. Britney Spears se casó con su mayordomo y nunca jamás volvió a protagonizar escándalo alguno. Y lo mismo sucedió con Estefanía de Mónaco y con un sinfín de famosos más.
El negocio de la prensa rosa empezó a flaquear. Los famosos no se separaban. Los actores dejaron de enamorarse de cada compañero de reparto y sus matrimonios duraban para toda la vida. Proclamaban a los cuatro vientos que toda la felicidad de sus vidas se la debían a ENAMORASTAN.
Y el producto se puso de moda. No se daba abasto en su fabricación. Tuvimos que abrir enormes fábricas en China, Tailandia, Pakistán, Marruecos, Polonia. A pesar de que se producía el producto sin descanso, la demanda a nivel mundial era tan alta, que los precios empezaron a subir, y como en todo, se creó un mercado negro de gente que compraba y revendía y ofertas por internet de falsificaciones.

Buscamos nuevas alternativas para la distribución del producto. Una inyección con capacidad de amor para 15 años. El precio rondaba los 3000 euros la inyección, pero la comodidad era innegable y los bancos ofrecían mini créditos que ayudaban a los jóvenes a adquirir el producto. Muchas parejas incluían ENAMORASTAN en sus listas de boda para garantizar una unión exitosa y duradera.

Mientras la demanda del medicamento no dejaba de subir, la productividad general a nivel mundial no dejaba de bajar. La población no se concentraba. El mundo entero estaba deseando terminar sus jornadas de trabajo para poder encontrarse con sus parejas. Los investigadores no tenían ganas de investigar, los cirujanos no tenían las cabezas puestas en los bisturís, los errores humanos se multiplicaron, la ciencia se estancó. Los cimientos de nuestra sociedad empezaron a tambalearse.
Los embarazos no deseados aumentaron en un 200%, y es que en el estado de euforia que provoca el enamoramiento, muchas parejas se olvidaban de utilizar métodos anticonceptivos. Los divorcios se redujeron en un 90%. Los abogados matrimonialistas tuvieron que especializarse en otros campos.
Llegaron las primeras denuncias de las asociaciones contra ENAMORASTAN. Denunciaban que en las discotecas algunos desalmados se encargaban de depositar ENAMORASTAN en las copas de las chicas. Las víctimas nunca denunciaban pues en realidad consideraban que era lo mejor que les había pasado en sus vidas. Los padres de éstas no se preocupaban mucho, estaban demasiado concentrados en el dormitorio con la puerta cerrada. Los hijos iban creciendo sin la atención de sus padres, deseando cumplir la mayoría de edad para adquirir el producto milagroso y ser felices.
Es cierto que la crisis económica actual es feroz, que la capacidad adquisitiva de las familias ha bajado en un 40% debido a la falta de productividad de las empresas. Muchas familias viven cerca del umbral de la pobreza, y a pesar de esta realidad en principio desoladora, las encuestas son claras: nunca antes la población ha sido tan feliz.
Esa felicidad se palpa en las calles, se traduce en las canciones. Han dejado de escribirse canciones de desamor. Nadie las entiende.
Nadie salvo los que hoy me juzgan. Son pocos y se creen con la verdad. Han intentado por todos los medios retirar el producto del mercado. Son ex consumidores de ENAMORASTAN amargados, algunos naturistas que nunca lo han aprobado, y sobre todo la iglesia. Nos odian, nos envidian. Nuestra felicidad les hiere. Pero nunca, nunca podrán retirar ENAMORASTAN de nuestras vidas.

Sonia Ramírez

8 comentarios:

Sonia dijo...

Muchas gracias, Irène, por tu comentario en mi blog!
Un saludo,
Sonia

milagros dijo...

Un relato muy divertido y original.
Me ha gustado mucho.
Felicidades

P.D.
Por cierto...yo tambien quiero Enamorastan 50 mg.

Sonia dijo...

Gracias Milagros, te apunto una caja. :o)

Viere dijo...

Apúntame también a mi un par de cajas, porque para la inyección de los 3.000 euros no me da. :)
Me ha parecido muy original, muy divertido. y además está deliciosamente escrito.
Sí, señor/a.
Xavier

Juanmi dijo...

Cada relato que escribes me hace pensar...

¿Qué pasaría si existiera este medicamento? ¿Es lícito mantenerte unido a alguien artificialmente? ¿Realmente sabríamos ser felices del todo?

La pena es que necesitemos una pastilla para prolongar la pasión por alguien, y no seamos capaces de hacerlo por nuestros medios, con ingenio, imaginación y cariño...

Tienes un don, Sonia, el don de la originalidad. Me encanta como lo has planteado y desarrollado, y el conflicto moral que dejas en el aire.

Enhorabuena

Aula escritores dijo...

Con Enamorastán la economía mundial se hunde, pero el sector farmacéutico se forra, ¿no?

Avisadme el día que lo inventen.

Rubén

Aula escritores dijo...

Sonia, me ha gustado mucho tu idea y como la plasmas primero como si estubieses leyendo de forma real las indicaciones del producto!!
Creo que haces un buen ejercicio en plan pros y contras y queda muy bien reflejado.
Y lo que más me gusta es que con tu historia creas un dilema!

Yo creo que ahora nos meten en las copas sin darnos cuenta un medicamento de adicción a todo lo que sea no-amor. Así que voto por ENAMORASTAN

Aula escritores dijo...

El comentario anterior, es mío, de Judi Cuevas.

Otra vez...buena idea!